Decídete

Ese sueño tan profundo de el que ni siquiera te acuerdas, pero es interrumpido, por el abrumador sonido de la puñetera alarma, que da igual el tono que le pongas, te va a enfadar cada vez que suene si o sí. No sé si ponerme los vaqueros que dicen “hola, no soy un desastre” o el chándal que grita “estoy abandonada”. El desayuno es lo más complicado, lo quiero todo, menos el kiwi, ¿ a quién le gusta el kiwi ?. He salido a la calle, con un calcetín de cada color, menos mal que ahora está de moda, nadie pensará que soy Imbécil. Para mi sorpresa llueve, en Galicia es bastante raro, no te voy a mentir. Camino sin paraguas, porque los jóvenes no utilizamos de eso, que no te engañen, y allí estás, contraste de sensaciones, como cuando sales de un bar y tienes frío, o como cuando llueve pero hace sol, todo a la vez, si el tiempo está loco, ¿ por qué yo no? si antes pensaba que no tenía nada claro, ahora, estoy segura de que tengo claro que no lo tengo claro. No sé qué voy a hacer, necesito que tus ojos me susurren que, si no es ahora, no va a ser, decídete.
Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie