Amargos días de lluvia

Los días de lluvia me recuerdan a todo aquello que dijimos que haríamos, para que luego digan que lo de que “ las palabras se las lleva el viento” es un mito. Un mito es que te quedes para siempre en algún sitio, o al lado de alguien, porque ni siquiera nosotros somos para siempre. La carretera está mojada, me acuerdo cuando sacabas la cabeza por la ventana para ver si llovía, y tardabas 5 décadas prácticamente, para acabar poniéndote un simple chándal, pero como dice mi amigo Sote “ si estás guapa en chándal, rollito Rosalía” no había nada que se te resistiera, ni siquiera los amargos días de lluvia, que , contigo, sólo eran días de lluvia. 

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie