Fin de año

Es la época que menos me gusta del año. ¿por qué? La gente se autoengaña poniéndose metas que saben que no van a cumplir. La meta de este día es ponerse hasta arriba. En un local en el que sólo cuatro son tus amigos. Zapatos y traje, vestido y tacones. Nadie se atreve a romper las reglas e impresionar. Conocer a cualquier persona aleatoria, con la que seguro no tengas nada en común y dejar que pase. Maldito alcohol. Al día siguiente no recuerdas mucho. Es 1 de enero de otro año y sigues igual de vacío que el año anterior. Una vida no cambia en un día. Lo que si recuerdas es el sablazo que te metieron por el mítico chocolate con churros, ni siquiera lo disfrutaste. Demasiado alcohol como para darte cuenta. Y no nos olvidemos de que tienes la gripe de tu vida, lo que nunca olvidarás será ese frío de cojones. Pero para presumir hay que sufrir ¿No?. Feliz año nuevo.
Lo mejor de uno mismo no es un vestido ni un traje de gala, un potencial no se mide en el que se emborrache más y una persona no cambia de un día para otro, por mucho año nuevo que sea.
                         
Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie