Siempre quedará el 14 de Febrero

La chica de las sonrisas fugaces y la mirada estrellada lo ha vuelto a hacer, nunca puedo descifrar lo que quiere o si me intenta decir algo, pero sé que si no doy yo el paso, ella menos. Hay veces que merece la pena salir bajo la lluvia sin paraguas, o comer un helado a 5°C, patinar en la pista de hielo y darte el patinazo, meterte en la piscina en pleno Diciembre, salir a correr después de consumir 5 litros de alcohol o quién sabe si más, a veces hay que arriesgar, que perder ya se pierde bastante, y si no, siempre nos quedará el 14 de febrero.
                     
Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie