Nadie

Nadie conoció a alguien y se empezó a sentir diferente, porque alguien era increíble y nadie se sentía menos nadie, pero alguien poco a poco le fue demostrando a nadie que nadie se merece ser nadie de nadie y menos de alguien.
               
Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto