Diciembre

El mes de las ilusiones, la oportunidad de volver a ser niño otra vez, es tiempo de reencuentros, de morriña, de no he rascado bola en todo el trimestre pero me pongo ahora, a ver si salvo alguna. El mes de las noches luminosas, de cerrar los ojos y volver a un lugar, al momento. De compartir sonrisas, de subir unos quilitos de más, de evitar las conversaciones incómodas en la mesa, de resacas puras y duras, de disfrutar cada mirada y ilusionarnos con enero, de brillo, de sentir.. vienes cargado diciembre.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie