Septiembre

Dicen que septiembre es el mes más doloroso, el mes de los cambios; aunque el tiempo por lo que se ve, no quiere cambiar; y nosotros tampoco. Septiembre llega acompañado de sus madrugones, de sus preguntas, de que si se acabó la magia que huele a cerveza y a sablazo de la Ola; de que no más puestas de sol bonitas en la playa; con esa persona; que nos acelera el pulso sanguíneo más que un gol en el 90'. No nos gusta la rutina, somos más de improvisar lo inesperado y esperar lo esperado; esta vez septiembre no puede esperar, sólo quiere correr.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie