Caminar sobre lo caminado

Estoy caminando sobre lo caminado, pero; esta vez no me importa, porque estoy disfrutando. Veo a la chica de la caja del supermercado regalar sonrisas, pero no por compromiso; algo brilla dentro de ella, aparentemente serán los dientes. Puedo ver a los niños jugar en el parque, sin preocupaciones; ojalá todos jugaramos a ser niños otra vez. La pareja de ancianos sentados, a la sombra; porque el sol en Galicia está que nubla; no hablan de nada, simplemente se enamoran de nuevo. Si te quedaras aquí, lo estarías disfrutando conmigo; pero a ti, nunca te gustó caminar sobre lo caminado.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie