Todo conmigo

Con locura y sin cordura, verte ilusionada era ilusionarme yo; ver la comisura que provocaba tu sonrisa en tu hermoso rostro, era felicidad en estado puro. No había nada más importante que ver el brillo de tus ojos diariamente, ese brillo del que me enamoré..; porque a ti, si que no te hacía falta highlighter; me decían tantas cosas que jamás podré descifrar; ese era uno de tus mayores encantos. Cómo podías ser tan maravillosa y quererme a mí. Yo no te podía dar nada más que mi corazón y eso te bastaba, esos ojitos y esa manera de mirarme.. eran la combinación perfecta; para conseguirlo todo conmigo.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie