Suerte

Nos solemos dar cuenta de lo que tenemos cuando realmente ya no está, pero que le vamos a hacer; el ser humano es así de torpe. Basta que perdamos algo para saber valorarlo; cariño, pero es que contigo las cosas siempre fueron diferentes. Cuando algo es diferente nos asustamos; pero como para no asustarse, sólo con que me miraras ya conseguias hacerme temblar, y eso; era suerte. Que quisieras compartir tus risas y tus llantos conmigo era suerte; verte sonreír desde todos los ángulos posibles y que me siguieras pareciendo preciosa; con o sin papada, era suerte. Suerte era tenerte en mi vida, y desde un primer momento supe valorarlo, pero tu consideraste que no era posible.. decidiste tener suerte con otra persona; y que tú seas feliz sea con quien sea; ya es suerte.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie