Ganas de más

Ya sé que nada es para siempre, las cosas duran lo que tienen que durar; por eso siempre me gusta que el tiempo que duren sean sinceras e intensas. Lo que más me gustaba(s) de ti era lo divertida que podías llegar a ser, tenía que pedirte por favor que te callases para poder dormir, cariño; hablabas por los codos y eso me enamoraba más; aunque no tanto como verte sonreír cada mañana al despertarme y cada noche antes de dormirme, encontraba calma y paz con sólo mirarte. Es cierto que nada es para siempre, pero se que lo nuestro fue verdadero, sincero e intenso; algo que pocas veces se consigue; y sé; que en mi corazón si que serás para Siempre.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie