El parque de la primera vez

Hace un diazo, de esos que en Galicia sólo hace una vez en toda la primavera. Los niños juegan a comerse el mundo, los ancianos pasean de la mano recordando cuando ellos se lo comieron, la chica de las gafas de sol, la sudadera gastada y la sonrisa más calida de toda la calle, corre con su carpeta en la mano; llega tarde a su primera cita, ha decidido que se merece ser feliz si o si. Dos chicos se comen la boca con pasión y ternura al lado de el quiosquito, y yo; sentada en el banco del centro pensando que nada puede ser tan malo cuando estás en el parque de la primera vez.

Alba Torres Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie