Calle Salsipuedes

Cuando me despierto, lo único que quiero y deseo es volver a dormirme; evadirme en mis sábanas, pero lo único que veo es nuestra foto en la mesita; recuerdo perfectamente lo preciosa que ibas ese día; llevabas una sonrisa que ni en la vogue cariño, y esa; sin duda es tu mejor prenda. Me levanto, me meto en la ducha y sólo veo tu cara de enfadada porque siempre te enganchabas con las cortinas, y hasta enfadada estabas increíble. Mi cepillo de dientes está solitario, y la pasta ya no está toda apretada por arriba. Voy a trabajar y de camino sólo me encuentro con los recuerdos que tenemos en cada banco, en cada acera, en cada taberna, en cada karaoke... No me doy cuenta pero estoy en la calle Salsipuedes y necesito que me saquen.

Alba T. Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie