La trece catorce

Sábado noche; estoy en ese bar antiguo al que tanto te gustaba ir, no sé realmente que hago aquí; supongo que estoy cayendo en tu juego una vez más. No sé si aparecerás pero mientras te espero, tomo en la barra un poco de el whisky caducado y barato; ese que tanto odiabas que bebiera, siempre me solias decir que me hacía decir muchas tonterías mientras sonreias. Si tu supieras que diría mil tonterías más con tal de verte sonreír de esa manera toda la vida. Le sonrio al aire, pasan las horas y la botella se acaba; me has vuelto a hacer la trece catorce , y no veas como duele.

Alba Torres Larralde

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Hotel

Los colores que nunca he visto

Nadie